Se le revienta un ovoide en el estómago y muere en el bus; la droga debía llegar a Chile

en El Deber el 28-07-19 08:25

Luis Felipe Roca Muiba murió sentado el viernes 26 de julio. Sus compañeros eventuales de viaje nada pudieron hacer por salvarle la vida. Cuando alertaron al conductor del bus de transporte internacional, que cubría la ruta Iquique-Oruro, y éste a la Policía boliviana en Pisiga, Luis Felipe ya estaba muerto.

Incluso, el reporte policial indica que hasta un médico en Pisiga intentó reanimarlo, pero ya era demasiado tarde. A simple vista, lo que pudieron ver los pasajeros es que el beniano, de 20 años, había transpirado profusamente antes de morir, pero no había pedido auxilio. Tampoco, nadie se percató de que se encontraba en muy mal estado.

En Pisiga, agentes de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (Felcc) hicieron el levantamiento legal del cadáver y lo trasladaron hasta la morgue de Oruro. El director de la Felcc de ese departamento, Manuel Vergara Sandoval, le dijo a EL DEBER que el examen médico forense determinó que la causa de la muerte fue por “fibrilación ventricular secundaria e intoxicación por sustancias controladas”, en otras palabras: aceleración extraordinaria del ritmo cardíaco e intoxicación debido a que se le reventó uno de los ovoides con cocaína que transportaba en el estómago.


googletag.cmd.push(function() { googletag.display('div-gpt-ad-1551469702838-0-1'); }); googletag.cmd.push(function() { googletag.display('div-gpt-ad-1550761762380-0-1'); });

El mismo examen médico forense encontró la presencia de nueve cápsulas forrad...