El Gobierno reflota proyectos con poco éxito a tres meses de las elecciones

en El Deber el 28-07-19 04:45

Pese a no tener el éxito esperado, el Gobierno insiste en llevar adelante proyectos de los sectores hidrocarburífero, tecnológico y agroindustrial. En esta lista está la exploración en busca de petróleo y gas en el norte de La Paz, el desarrollo agroindustrial en esa misma zona: con la ampliación de una línea de crédito para el ingenio San Buenaventura y por último, los reiterados esfuerzos por mantener a flote a Quipus, la que tenía el plan de convertirse en una de las mejores empresas tecnológicas de América Latina. En estos tres proyectos el Gobierno ya ha invertido $us 853,7 millones, según cifras oficiales.

La insistencia por desarrollar estos proyectos, según economistas y expertos, consultados por EL DEBER, se debe a un solo factor: la cercanía de las elecciones generales. La mirada crítica de los consultados sostiene que, al correr la cuenta regresiva para la justa electoral, que se realizará el 30 de octubre, el Ejecutivo necesita mostrar que el país marcha por un buen rumbo económico. De su lado, desde el poder central rechazaron las aseveraciones.

Sueño paceño


googletag.cmd.push(function() { googletag.display('div-gpt-ad-1551469702838-0-1'); }); googletag.cmd.push(function() { googletag.display('div-gpt-ad-1554902861862-0-1'); });

Pese a los resultados negativos obtenidos con la perforación de Lliquimuni, en la que se invirtieron $us 530 millones, que incluyeron obras de acceso a la zona donde se ejecutó el proyecto, el Ejecutivo, sigue con la firme idea de transformar a La Paz en un departamento productor de hidrocarburos. De hecho, recientemente lanzó el proyecto Mayaya.

En esta nueva iniciativa, según la estatal YPFB, se destinarán $us 76 millones. El nuevo pozo está ubicado en la provincia Caranavi de La Paz, área de estudio del bloque Lliquimuni.

Con el proyecto, según el Ministerio de Hidrocarburos, se prevé encontrar un potencial de 15 trillones de pies cúbicos (TCF, por sus siglas en inglés) de gas natural y 5,9 billones de barriles de petróleo (BDP).

El especialista en hidrocarburos, Hugo del Granado, calificó de “una muy buena idea explorar en zonas no tradicionales”, pero observó la ligereza con la que se arrojan datos sobre la cantidad recursos que se pueden hallar en el proyecto.


googletag.cmd.push(function() { googletag.display('div-gpt-ad-1550761882813-0-1'); });

En este contexto, aclaró que el objetivo del pozo no es exploratorio sino de investigación.

“Es un pozo estratigráfico, usado para investigar las estructuras de las rocas: no está destinado a descubrir hidrocarburos, sino, para determinar si hay la posibilidad de encontrar rocas madres, o reservorios”, explicó.

...