Posibilidad de progresar y bonos motivan permanencia de bolivianos

en Los Tiempos el 01-07-19 09:43

Pese a que hace más de un año Argentina está atrapada en una crisis económica, muchos residentes bolivianos decidieron quedarse en ese país. Dos factores inciden en esa decisión: mayor posibilidad de progresar en pocos años en comparación con Bolivia y las múltiples asignaciones, planes y bonos que el Estado les ofrece sin discriminación.   

La población boliviana es la segunda colectividad más grande en Argentina. Según el Censo Nacional de 2010, en ese país habitaban más de 345 mil bolivianos. Sin embargo, esta cifra se queda pequeña, según los representantes de la comunidad y la embajada boliviana que señala que hay más de 2  millones.

El Estado argentino ofrece estabilidad a través de por lo menos 10 programas, asignaciones, planes y bonos a personas nacidas en territorio nacional y extranjeros con el Documento Nacional de Identidad (DNI).

Para acceder a las asignaciones, según la última Resolución de la Administración Nacional de la Seguridad Social Nº 140/19, el ingreso familiar no debe ser mayor a 107.658 pesos (17.300 bolivianos).

Por cada hijo el Estado argentino otorga cada mes a los padres desde 469 hasta 4.853 pesos, dependiendo del ingreso familiar y la provincia. Otro bono es por maternidad que recibe toda mujer embarazada a partir de las 12 semanas de gestación, también está la asignación por matrimonio y otros beneficios (ver infografía).

Orlando Navarro, un cochabambino que migró a la ciudad de La Plata hace más de 30 años, señala que estas asignaciones son la principal fuente de ingresos económicos de algunos argentinos y residentes bolivianos. Una familia puede recibir al mes más de 20 mil pesos (3.208 bolivianos).

Otra de las razones por la que los bolivianos se quedan en el vecino país es que pese a la situación pueden ahorrar más rápido que en Bolivia. Por ejemplo, Orlando trabajó como albañil, luego de mecánico y, finalmente, se dedicó al comercio. Su negocio prosperó y se expandió con la apertura de más locales. Con parte de sus ahorros se compró un lote en una zona comercial y apartó casi un millón de pesos para la construcción de más galerías.

Pero todos sus planes se frustraron a causa de la crisis cambiaria desatada a mediados de  2018. El millón de pesos que tenía ahorrado había perdido su valor y sólo le alcanzaba para construir la mitad de la obra porque el costo del material de construcción se elevó a la par que el dólar.

Tuvo que retrasar sus planes por unos meses hasta ahorrar más dinero. Optó por diversificar sus ventas ofreciendo sus productos en Mercado Libre, una plataforma virtual de venta.

Empezó vendiendo dos a tres prendas a la semana, pero en menos de medio año multiplicó sus ingresos. Ahora, al día vende más de 10 unidades mediante esa modalidad, pero no deja de lado sus tiendas.

En abril de 2019 finalizó la construcción de las galerías comerciales y actualmente ya están habilitadas y abiertas al público.

“Como se derrumbó el valor del peso y subió el dólar todos los productos y alimentos aumentaron de precio. Pero me consta que eso no fue impedimento para los bolivianos porque siempre nos hemos dado modos para tra...